20 años después de Friends, resurge su estilo

Ya han pasado más de dos décadas desde que una de las series más famosas del mundo comenzó el 22 de septiembre de 1994. Hablamos de la conocida serie Friends. Que a día de hoy nos ha dejado un gran legado en el sector de la moda.

Solo hay que salir a la calle y mirar a nuestro alrededor. Desde los “mom” jeans, pasando por los pantalones acampanados y vaqueros rajados que destacan esta temporada, hasta los tops y camisas masculinas que brillan sin duda alguna en numerosos looks de streetstyle. Nos unimos al estilo “Friends” donde lo vintage, resulta ser la guinda perfecta para formar parte de una nueva era de tendencias que no hace más que reciclarse.

Es curioso como hace unos cuantos años, reinaban en los escaparates los pantalones pitillos, los Little black dress, las maxi chaquetas y como no, tacones de vértigo. Pero como todos sabemos la moda es un constante cambio de tendencias que se intercambian una y otra vez. Lo que un día fue trendy, ahora ya no lo es. Entramos por tanto en una especie de bucle. Un dulce y glamuroso bucle de renovaciones, donde los verbos odiar y amar juegan un papel fundamental en nuestro afán por catalogar aquello que entrará cada año en nuestro vestidor.

Aunque lo bueno que nos dejan las nuevas tendencias de cada año, son esas prendas básicas que consiguen atraer nuestra atención. Si cumple la ley de la comodidad, y el toque especial, pasa a convertirse en el básico perfecto, el comodín o incluso hasta la mismísima salvación de muchos de nuestros looks diarios.

Si hacemos un breve repaso de los imprescindibles que nos ha dejado esta famosa serie de televisión de los 90, nos quedamos con estas prendas: la típica camisa oversize de cuadros roja, esos jeans rotos, la chupa de cuero, el top perfecto para salidas nocturnas, tenis blancos, salvadores además de prácticos, le otorgan toque sport chic que ahora está de moda, y por último las faldas largas y cazadoras vaqueras, todo un clásico ahora que llega el verano.

Finalmente, nos quedamos con los flecos y el aire hippie de Fhoebe, las faldas de cuero y la sofisticación de Mónica y el espíritu joven y sexy de Rachel. En definitiva, tres estilos que congenian a la perfección.