No al selfie

La semana pasada hablábamos en nuestra sección de eventos como cada martes, sobre la espectacular gala Met 2015 realizada en el museo Metropolitano de New York. Su gran despliegue de medios y los flamantes looks que envolvieron una de las red carpets más codiciadas del mundo fashion, habían dejado una gran variedad de opiniones y comentarios en las redes sociales y plataformas web. Pero no solo acerca de los llamativos y originales outfits de la cantidad de celebs vips que desfilaron, sino que uno de los motivos más comentados posterior a la gala había sido la ley impuesta por la editora de VOGUE US, Anna Wintour. La gran responsable de la velada pidió como norma, no usar los móviles y demás dispositivos electrónicos durante el evento. Su preocupación por intentar disfrutar del ambiente y apartar el mundo tecnológico de su vida durante un par de horas, se convirtió en todo un intento fallido.

Resulta curioso hablar de un mundo 2.0, y tener que desterrar el momento selfie en la fiesta más importante de la moda. Pero si hablamos del profundo odio que siente la directora de una de las revistas más influyentes del mundo hacia lo digital, podemos perdonárselo. Y es que Anna Wintour solo acepta lo analógico, y a pesar de que para la inmensa mayoría eso suponga algo impensable, si ella pronuncia la palabra prohibido, deberíamos ceñirnos a sus palabras, o atenernos posteriormente a las consecuencias.

Pero… ¿Y los invitados más vips de la gala? ¿Obedecieron dicha prohibición? La verdad, es que no le hicieron ni caso a la pobre. La imposición ya sonaba a locura, pero si hablamos de personalidades donde el mundo de las redes sociales, son vitales para ellos, ya que sus likes arrastran a miles de followers, y sus retweets cientos, por ese motivo, parece que la cosa no está para ceñirse a disparatadas normas como esa.

Los selfies son todo un fenómeno en la red, se han convertido en el básico de nuestros perfiles, al igual que unos jeans y una camiseta blanca en nuestros armarios. Significan ese momento perfecto compartido o individual. Nos gusta mostrar a los demás lo bien que nos sentimos con alguien o en un lugar, luego siempre están aquellos que los usan con el fin de lucir situaciones como las de la noche más fashion de la semana pasada. Pero eso es algo de lo que muy poco pueden presumir. Mientras tanto, el resto de los mortales, nos conformamos con subir nuestro momento baño de discoteca, la foto festival, o ese selfie en el descapotable de la amiga de una amiga. Aun así, seguimos siendo igual de felices. Ninguna personalidad puede prohibirnos mostrar con quien y donde nos gusta pasar el tiempo, y eso amigos, es un auténtico privilegio.

Dejamos de lado esa locura de anécdota, para dejaros nuestras dos prendas favoritas del día. Para ellos, camiseta de manga corta, que podemos considerarla en honor a los Sanfermines tan presentes siempre en Kukuxumusu, o interpretarlo a nuestra manera en honor al selfie, y para ellas vestido en blanco y negro de rayas asimétricas ¿Qué os parecen?