Con la letra G: Giambattista Valli

Comenzamos esta preciosa mañana de jueves, encima de las pasarelas, nos subimos a los tacones y damos inicio a nuestra sección más histórica de la semana. Hoy, en relatos de moda os traemos la apasionante historia con letra G, del diseñador Giambattista Valli.

Este italiano nació en 1966 en la bella ciudad de Roma. Valli no tardó en darse cuenta que lo suyo estaba entre tejidos y costura. Con ganas y lleno de ideas que mostrarle al mundo de la moda, comenzó su formación con un curso de diseño en la prestigiosa central Saint Martins de Londres. Fue aprendiz de Fendi, donde fue adquiriendo experiencia en el sector, trasladándose al poco tiempo a París para completar su técnica y visión con Emanuel Ungaro. Su trabajo esfuerzo y dedicación lo llevaron a convertirse en director creativo de la firma. Pero sus ganas por expresar y crear sus propios diseños de manera solitaria rozaron sus deseos más grandes hasta que acabó creando su marca en el 2004.

Sus prendas no tardaron en salir a la luz, al año siguiente Giambattista presentaba su primera colección en la fashion de París. Siempre delicado, con esa perfecta preocupación por la belleza de la mujer, sus estilismos consiguieron hacerse un hueco muy destacado entre modelos y celebrities, que al poco tiempo ya lucían su colección en eventos y front rows. Como por ejemplo la bellísima modelo Doutzen Kroes, o la mismísima Victoria Beckham la cual acudió vestida por el diseñador a la boda de Tom Cruise.

No conforme con su éxito y creaciones, decidió lanzar en el 2008 su primera línea de accesorios, y posteriormente se adentró en el sector nupcial para crear sus propios trajes de novia.

Su estilo es su sello, su marca es trasladar la alta costura a otra esfera, a un mundo donde sus creaciones se convierten en algo ponible, con toque contemporáneo, pero sobre todo accesible. Una palabra que a día de hoy pisa fuerte, en general las firmas poseen una línea a parte de ropa de lujo a precios más baratos, sin embargo este diseñador apuesta de pleno por ese hecho. Alguno que sin duda lo hace diferente y algo arriesgado para estar dentro del sector de la alta costura.

Con la llegada del 2012, este creador innato consigue lograr en su segundo año consecutivo como diseñador, consagrarse en la Alta Costura convirtiéndose en miembro fijo, donde lo normal es pasar cinco años como invitado.

Con París como su punto de anclaje, Valli nos ha cautivado esta semana con sus colecciones, con el arte como bandera y el buen gusto como diseñador. Esperamos que os haya gustado nuestro relato de hoy, y nos despedimos con algunas de sus prendas de su última colección de primavera/verano 2015. Que tengáis un feliz jueves.